A colación del último comentario en la entrada de Jose Carlos, aka Isi (jamás lo he llamado por su nombre real y no voy a empezar ahora) me gustaría comentar a qué viene el nombre del blog. Heh ha apuntado bien, evidentemente es terminología de MMORPG (Massive Multiplayer Online Role Playing Game, Juego de Rol Multijugador Masivo). Fue ahí, en un MMORPG (World of Warcraft) donde Isi y yo nos conocimos. Supongo que, si bien es un suceso relativamente reciente, cada día debe ser más frecuente dado el boom que estos juegos han producido. También es un reflejo de una sociedad mucho más avanzada en sus formas de comunicación. El hecho de vivir a 600 Km el uno del otro no ha impedido que nos conozcamos, no ha impedido que hablemos a menudo y no ha impedido que nos cojamos aprecio. Pero dejemos por un momento este paradigma.

En la terminología anteriormente dicha un puller es una clase de personaje que cumple una serie de requisitos. Es una clase especializada en hacer daño, es una clase con máximo rango de disparo y que dispone de algunas herramientas de gestión de amenaza. La gestión de amenaza es una mecánica de juego según la cual los bichos, los malotes, pegan a quien más amenaza tiene en un grupo. Pues bien, un puller tiene maneras de pasar esta amenaza a otro personaje y es la habilidad que lo define. Tiene otros roles asignados como el de hacer daño y controlar objetivos de diversas maneras pero esta función de ir, atacar y pasar la amenaza a otro es lo que lo convierte en un puller.

Un tanque es otra clase diferente. Su función principal es la de gestionar la amenaza, como el puller, pero de forma radicalmente distinta. El tanque hace que le peguen a él. Su rasgo distintivo es una enorme cantidad de vida y armadura para aguantar el daño que recibe. Se pone delante de cualquiera que quiera pegar al grupo y se convierte en su escudo mientras el resto del grupo le va haciendo daño hasta su muerte.

Como veis es muy sencillo todo el proceso. Unos aguantan a los bichos, otros les hacen daño y otros curan a los que están recibiendo daño para que no mueran.

Isi era un puller, yo era un tanque, esa fue la primera alianza que hicimos. Esa colaboración derivó en intensas charlas sobre el juego, luego sobre nosotros y, finalmente, sobre la vida.

El nombre del blog, pues, viene de esa situación primera en la que nos conocimos y me pareció que era una buena manera de definirnos. Isi y yo somos diferentes, como recalqué en mi primer post, pero trabajamos con el mundo en la misma dirección.

De esta relación simbiótica me gustaría hablar hoy, ya que he sacado el tema. Como decía anteriormente la diferencia es la riqueza, en la diversidad está el potencial. ¿Por qué no aprovechar las cualidades de otros y aportar las nuestras a proyectos concretos?

Llevo meses viendo la realidad de este país e intentando ver la manera de salir del pozo en el que nos hemos metido y no puedo evitar ver que, como es histórico por estos lares, nos hemos dividido en dos grandes bandos para ponernos a parir y desconfiar unos de otros. No importa el tema a tratar siempre hay dos posturas extremas y opuestas que son irreconciliables. PP / PSOE, Independentistas / Nacionalistas, Barça / Madrid, etc… Identifíquese con un bando y empiece a tirar balas al otro, señor, que no estamos para perder el tiempo con pensamientos críticos. Es la Guerra Civil traída al día de hoy y camuflada de democracia. Seguimos con los mismo rencores y errores que hace 50 años y no nos damos cuenta de que NO VAMOS A NINGÚN SITIO.

Me indigna que la gente no se dé cuenta de que estas posturas enfrentadas no benefician a nadie de a pie, sólo consigue que los generadores de opinión, con unas prácticas propagandísticas que ríase de Goebbels, se afiancen en sus puestos y sigan ganándose la vida haciendo poco más que un banderillero a un toro, clavarnos cosas para que nos encendamos y entremos al trapo.

Señores, a ninguno de estos creadores de opinión les importa una mierda España. Ni Cataluña. Ni Europa. Estos individuos son una lacra, un insulto al otrora importantísimo y ahora vilipendiado cuarto poder. Residen en un bando u otro y sólo dan la información que les interesa, no hay crítica, no hay denuncia, sólo adoctrinamiento a uno u otro lado.

Pues les voy a decir una cosa que puede que les sorprenda. No hay bandos. No existen. Son una falacia bien orquestada. La Guerra Civil se acabó hace tiempo. No hay tantos independentistas como parece desde Madrid ni tanto Nacionalista como nos venden en Barcelona. El enemigo no vive al otro lado del puente aéreo.

No, España no es un país roto por diferencias irreconciliables. España está llena de gente buena, de gente capaz, de gente que ama el sitio donde vive, a pequeña y gran escala. Llena de emprendedores y de gente trabajadora. De gente preocupada por los suyos, grandes y pequeños. De gente con ganas de dar más de sí.

Así que ya va siendo hora de que nos dejemos de tonterías. Ayudémonos unos a otros, aprovechemos la sinergia entre personas tal y como Isi y yo estamos haciendo, usemos esa libertad que Internet nos otorga para conocer gente afín a nosotros o, aunque no sean 100% afines, tengan algo que nos inspire, que nos anime a seguir con proyectos que uno solo no podría abarcar.

Que todo tanque tenga un puller y todo puller tenga un tanque. Y salgamos de esto, copón.