Eso es lo que ha logrado Sergey Larenkov con sus fotografías. Con una maestría impresionante en composición fotográfica (más que en retoque, pues es meramente un ejercicio de capas y máscaras), y mezclando imágenes antiquísimas con tomas actuales (lo que se conoce como Rephotography), este artista ha logrado transformar su cámara en una máquina del tiempo e, incluso, el espacio, y trasladarnos a otra época mientras observamos el mundo actual.

Da la sensación de crearse un agujero temporal en cada imagen, a través del cual podemos observar la realidad de los años hace tiempo pasados.

Merece la pena darse una vuelta por su galería y ver su obra al completo. Aquí os dejamos unos ejemplos de muestra.

Visto en: Core 77.