Un teaser escalofriante

6 comentarios


Se podría pensar que Chatroulette es una herramienta para chalados y gente que sólo quiera ver a tipos con sus diferentes miembros en la mano, pero aún hay marcas que están usándolo para promocionarse y hacerlo, de hecho, muy bien.

Es el caso de la peli The Last Exorcism, que ha aprovechado el tirón de esta “red social” para lanzar su teaser… y es que cuando la gente piensa que está viendo por webcam a una niña mona un tanto juguetona, viene la sorpresa. Las reacciones de los espectadores son toda una delicia.

Muy divertida.

Siente la fuerza… en tus cereales

5 comentarios


Si andas indeciso y no sabes que desayunar, examina tus sentimientos, siente la fuerza. Sabrás cual es la decisión correcta.

Los cereales que tomaba el maestro Yoda 😛

Este post se lo dedico especialmente a Tank, que sé que le gustará 😉

Visto en: Design you trust. Podéis ver más diseños en Ufunk.

35 pelis en dos minutos: otra obra de arte

2 comentarios


Pensad un poco: ¿cómo lograríais encajar 35 películas diferentes en dos minutos de animación, sin cortes? Difícil, ¿verdad?

Pues los artistas Sarah Biermann, Torste Strer, Feliz Meyer y Pascal Monaco lo han logrado. Merece mucho la pena emplear dos minutos para ver esta maravilla animada.

Un jueguecito: ¿cuantas pelis sois capaces de identificar? ¡Hay que ser rápido! 😉

Visto en: Bloggokin.

Las caras detrás del doblaje

7 comentarios


Son los grandes desconocidos del cine. Todos estamos acostumbrados, en España, a ver grandes películas y disfrutar de superproducciones de amplísimo presupuesto. Vamos a verlas porque sale Anthony Hopkins, o porque Will Smith es el protagonista, o porque nos encanta como actúa Meryl Streep.

Pero, ¿cuanta gente en España no habría visto jamás a ninguno de ellos porque no les entendería? Esa labor de acercar a grandes actores a todo el mundo es mérito exclusivo del gremio más ignorado del celuloide: los dobladores. No sé si alguno habéis tenido la suerte de vivir en Latinoamérica, allí, en muchos países, no existe el doblaje. Las películas son todas con subtítulos. Y la verdad es que requiere de una gran habilidad de lectura para no perderse ningún detalle en la pantalla. Y poca gente cuenta con esa habilidad.

El doblador acerca el cine a la gente, lo democratiza para que todo el mundo pueda disfrutar, por igual, de él.

Quiero dejaros un documental que se llama “Voces en imágenes”, en el que muchísim0s dobladores españoles hablan de su profesión. Además de lo bonito que es descubrir la cara que hay detrás de voces como la de Anthony Hopkins en El Silencio de los Corderos o Samuel L. Jackson en Pulp Fiction, creo que es importante, en un país en el que tendemos a criticar más que a valorar, que se conozca el esfuerzo y el cariño que esta gente pone en su ninguneada profesión.

Merece mucho la pena, no os lo perdáis.

Visto en: El blog de Coca-Cola.

Secuestrados

4 comentarios


Hace unos años escribí un post en un blog en el que colaboraba señalando el (evidente) paralelismo entre el Mito de la caverna y Matrix, la película. Creo que no descubrí nada nuevo para la mayoría, es obvio que es una de las inspiraciones de la película, pero no está demás que le echéis un vistazo para refrescar. Aquí os espero.

Welcome to Matrix, leave all you rights behind

Bien, retomemos el tema. Hace unos días tuve una epifanía, un sueño producto de una siesta demasiado larga, con demasiado calor y después de haber comido demasiado en el que me daba cuenta de que nuestra realidad, esa que todos creemos conocer, era una muy diferente. Soñé que estaba dentro de Matrix, pero no la de la película, tan reconocible y molona, sino que simplemente era consciente, de repente, de que lo que estaba viviendo, mi vida normal y corriente no era esencialmente REAL. Me explico. No creo que seamos pilas humanas para un ejército de máquinas que conquistaron el mundo hace siglos y nos tienen en letargo suspendidos de enormes pilones de donde extraen nuestra energía. No exactamente. Creía, y me empiezo a dar cuenta de que quizá es incluso verdad, que éramos esclavos de una maquinaría financiera diseñada para sacarnos todo lo que tenemos. Que habían secuestrado nuestra vista (no vemos la realidad, sino lo que los medios, al servicio de dicho entramado financiero, nos dejan ver), nuestra voluntad (no podemos romper la baraja y dejar de jugar, está diseñado de tal manera que los engranajes de este modelo te volverán a meter en tu jaula invisible para que sigas produciendo), y nuestra libertad (sustituyéndola por una cosa que se le parece pero que no es lo mismo ni por asomo). ¿Hasta qué punto deja de ser cierta esta revelación en forma de indigestión post-prandial? Creo que no lo es. Es bien cierta. Hemos sido secuestrados y puestos en una falsa ilusión de democracia, de realidad, de libertad en la cual nuestros deseos, nuestras esperanzas y nuestras ambiciones son sistemáticamente cortadas, mutiladas, cribadas. No conozco a nadie que sea realmente dueño de su destino, todos estamos coaccionados de mil y una maneras para seguir dentro de ese engranaje en el que todo lo que haces, todo lo que hacemos la mayoría, va a parar al bolsillo de unos pocos. Ya no hay gobiernos reales, sólo pantomimas de elecciones a las que se presentan los mismos de siempre pagados por ese capital, ya no hay posibilidad de salirse de la norma, todo el mundo paga sus impuestos le guste o no, sea justo o no, ya ni siquiera somos capaces de soñar con la verdadera libertad, la de hacer lo que realmente quieres hacer, porque NUNCA LO HEMOS VIVIDO.

Ciegos, sordos e inermes

El miedo, la coacción, la educación orientada a la canalización de las cosas importantes y la sublimación de lo insustancial, la creación de falsas necesidades… todo nos ha llevado a ser una sociedad sin esperanzas, una sociedad en la que poder tener un trabajo (ya ni siquiera que te guste) es un máxima, un ideal. DARLE TU TIEMPO A OTRAS PERSONAS PARA QUE SE ENRIQUEZCAN CON TU ESFUERZO NOS PARECE DESEABLE. Y normal. Y cotidiano. A este punto hemos llegado. A que eso nos parezca normal. Han desarrollado tan bien el sistema que no nos parece mal que haya gente enriqueciéndose exponencialmente mientras otra parte del mundo muere de hambre y subdesarrollo. Pues no me parece correcto. Sé que hay muchos liberales que me pondrán a caer de un burro por lo que he dicho pero la verdad es que no me importa. No me parece bien que haya una sola persona en el mundo a la que se le permita ganar un euro de más mientras haya otra que no tenga qué llevarse a la boca. Creo que deberíamos reclamar ese derecho universal a costa de lo que sea. A costa de nuestro supuesto Estado del Bienestar, a costa de nuestros coches, de nuestras vacaciones, a costa de lo que haga falta. Que obliguemos a nuestros captores a empezar de nuevo, colapsarlo todo, quemarlo todo para empezar de nuevo porque este mundo está podrido ya y nada de lo que se haga sobre él logrará cambiarlo. Debe ser purgado con fuego e ira.

El príncipe de los ladrones, según Ridley Scott

10 comentarios


Dado que soy un asiduo al cine y es rara la semana que no pise una sala llena de butacas para ver algún estreno, voy a ponerme a escribir pequeñas reseñas o críticas sobre los últimos blockbusters que vayan apareciendo en la cartelera española.

Cartel de la película "Robin Hood"

La última obra que he ido a ver es la esperada Robin Hood, con Ridley Scott (Gladiator, Red de Mentiras) y Russell Crowe (Gladiator, American Gangster) de nuevo juntos repartiendo leña con espadas y, esta vez, arcos y flechas.

La imagen de la oscarizada Gladiator (para mí, una de las grandes películas de la Historia del Cine) y su grato recuerdo en seguida toman forma en nuestras mentes cuando vemos en el trailer a un Russell Crowe, notablemente más viejo, pero con el mismo look que lucía en la famosa cinta del gladiador hispano. De entrada, las ganas de ver de nuevo algo semejante es un buen aliciente para ver esta nueva historia medieval sobre el famoso Robin Hood, aquel que robaba a los ricos para dárselo a los pobres.

Robin Hood y su arco, inseparablesSin embargo, la historia poco o nada tienen que ver con la célebre película de Disney. En la versión de Ridley Scott, Crowe encarna a un Robin Hood más terrenal, un arquero del ejército del Rey que viaja a Nottingham para cumplir una promesa y donde conoce a Marian, encarnada por la maravillosa Cate Blanchett (El Aviador, Babel).

No os voy a contar la historia porque merece la pena descubrirla, pero si os voy a decir  dos cosas: la primera, la película es, digamos, una precuela del Robin Hood que todos conocemos, el que viven en el bosque, es un proscrito y roba a los ricos con Little John. Lo que se nos va a contar aquí es lo que pasó antes de todo eso, lo cual no deja de ser un punto de vista desconocido y por ello atractivo e interesante.

La segunda: no es Gladiator. Tiene otro ritmo y aunque es una película con una gran fotografía y una ambientación espectacular (como no podía ser menos con Scott a la cabeza), deja la sensación de quedarse en el intento. Es divertida y tiene ciertos tintes épicos, pero las batallas están lejos de ser aquella contra los bárbaros en Germania, y, aunque el personaje de Robin tiene carisma y despierta simpatía, no se graba ni de lejos en nuestros corazones como el inmortal Máximo Décimo Meridio. Las interpretaciones son buenas porque Russell Crowe es bueno y tiene un Oscar, Cate Blanchett es buena y tiene otro Oscar, y el tercero en discordia es el veterano William Hurt (Una historia de violencia, Syriana) que nunca decepciona y que, además, tiene otro Oscar.

Robin cabalga junto a Marian¿Qué si la recomiendo? Rotundamente sí. Se pasan dos horas y media divertidas y emocionantes sentado en una butaca, es mucho mejor que la mayoría de películas sobre la Edad Media que han pasado por la cartelera en los últimos años y a nadie se le hará un desperdicio haber pagado una entrada para verla porque gustará a todo el mundo. Pero que nadie se llame a engaño: no es Gladiator. Pero no lo es porque es imposible de repetir.

Puntuación: 8/10.
Lo mejor: tiene acción y el personaje de Robin, menos idealizado y más humano, es más creíble.
Lo peor: que por mucho que juntemos a Scott y a Crowe y nos hagan una peli con espadas, no volverá a haber otra Gladiator.