Caminante no hay camino…

2 comentarios


Después de un día sabático tomado ayer por ser mi cumple, vuelvo hoy con un post ligerito pero apasionante, o al menos para mí lo es.

Confieso que, siendo viajar una de mis grandes pasiones, no soporto volar. Me parece el peor de todos los medios de transporte, y, dejando a un lado mi pánico al vuelo en sí, creo que va en contra de todo lo que signifique viajar: descubrir nuevos sitios, disfrutar del trayecto y no solo del destino, etc… Me resulta incómodo, caro y pesado, muy pesado.

Si me dieran a elegir, elegiría el tren, por puntualidad, comodidad (te deja siempre bien conectado y en plena ciudad) y porque vas disfrutando del paisaje todo el trayecto, que es para mí lo más importante. Esto es algo que también me ofrece el coche, y por eso soy igualmente un gran aficionado a explorar esas carreteras secundarias que han quedado olvidadas en el tiempo por la irrupción de las grandes autopistas, y que sin embargo han crecido en encanto y belleza.

En este post os dejo una recopilación, sacada de la red Matador, de las carreteras más espectaculares del mundo. Por si sois de esos a los que, como a mí, les importa tanto el trayecto como el destino.

Podéis ver más fotografías aquí.

Nadia, la cámara que piensa por ti

6 comentarios


Nadia es una bonita cámara de fotos, de diseño minimalista, que se ofrece a ayudarte a fotografiar cositas si eres un poco torpe con el arte de capturar momentos.

Y es que Nadia tiene una pantallita que analiza la foto que acabas de hacer y calcula (no sé muy bien basándose en que) el porcentaje de belleza de la misma. Es decir, te dice si la foto es un espanto o si vas a ganar el próximo concurso de tu barrio.

Sinceramente, soy un tanto escéptico sobre su efectividad, creo que la belleza o el valor de una fotografía sigue siendo algo principalmente subjetivo, y aunque sí es verdad que existen unos mínimos de composición y técnica aceptables y quizá medibles, muchas veces lo que hace de una foto una gran foto es el romper con estos cánones radicalmente.

¿Creéis, fotógrafos del mundo, que nuestro trabajo ya no tiene ningún mérito…? ¿Que un aparato podrá valorar una imagen como haría Ansel Adams? Pero… ¿a dónde vamos a llegar? 😛

Visto en: Design you Trust.