Porque el post lo vale

5 comentarios


Algunos medios puede parecer que están saturadísimos de publicidad desde hace decenios, y que ser creativo en ellos solo puede lograrse a través de maravillosas y ultimísimas tecnologías.

Nada más lejos de la realidad. La marca Koleston ha sacado unas vallas para promocionar su tinte, con el que puedes cambiar de rubia a morena “en un par de horas”. Y ayudada por el entorno, de forma sencilla y económica… ha lanzado su mensaje. En mi opinión, genial, efectivo y brillante.

Visto en Creative Criminals.

Anuncios

Manos de artista

4 comentarios


Guido Daniele es un artista que se dedica a crear formas y pinturas utilizando sus propias manos decoradas.

Los resultados, que se pueden ver en publicidades como las de AT&T o WWF, no tienen desperdicio.

Visto en Noupe.com.

Tranqui, IKEA te ayuda

6 comentarios


Las nuevas gráficas del servicio de montaje a domicilio de IKEA no  tienen desperdicio. Para aquellos que no se manejen demasiado bien con los tornillos y las instrucciones en sueco…

Visto en Design You Trust.

Un autobus al que no le afecta el tráfico

3 comentarios


Si consiguen llevar esto a cabo, va a ser como darle un Frenadol a algunas ciudades…

Visto en Core77.

Hazlo simple

1 comentario


La última campaña de Pictionary, hecha por Juan José Posada, no tiene desperdicio. Va a la esencia del juego: hazlo simple y que se entienda lo más rápido posible. Pues eso.

Visto en Fubiz.

Dibujando a dos manos

1 comentario


Este artista callejero da una muestra de impresionante talento y habilidad dibujando a la vez con ambas manos… asombroso, ¡el tío es un as de la productividad!

Visto en: Likecool.

Buscando la inspiración en la infancia

Deja un comentario


Lo había pensado muchas veces pero hasta que no he visto el post de NiceFuckingGraphics no había visto ningún ejemplo.

Siempre he creído que cuando somos niños, en nuestros dibujos o nuestras creaciones, en nuestros propios juegos, gastamos las creaciones más originales y diferentes de nuestras vidas. Cuando crecemos podremos ser más o menos brillantes en cuanto a creatividad, pero jamás volvemos al nivel de nuestra infancia. Demasiados tabúes, experiencias o frenos morales, entre otras cosas, nos condicionan y por mucho que queramos, jamás volamos libres.

Parece ser que el ilustrador Dave DeVries también piensa algo semejante, y ha decidido buscar su inspiración entre los niños. Utiliza dibujos de monstruos creados por mentes infantiles para adaptarlos con la habilidad y la maestría técnica que le han conferido los años. Al proyecto lo ha llamado “The Monster Engine” y podéis ver aquí toda su obra. También tiene algún superhéroe en la galería.

El resultado, en mi opinión, es buenísimo. Os dejo unos cuantos.

Older Entries Newer Entries