La magia de la publicidad

12 comentarios


No se habla de otra cosa en la red. Siempre hemos sabido que las fotos de los catálogos, las cajas de los productos o los anuncios en las revistas no representan exactamente como es el producto. Siempre se le busca el mejor ángulo, se ilumina mejor, se enseña la mejor parte…

¿Cuántas veces hemos ido a ver un piso que en la foto parecía enorme y al llegar es una castaña? ¿Y cuántas veces habéis reservado en un hotel o un restaurante que tiene mucha mejor pinta en su web? ¿No habéis pedido nunca una pizza que en el folleto parecía más grande, más apetitosa y esponjosa?

Los chicos de Bored Panda se pararon un día a pensar esto y decidieron hacer un experimento: mostrar una foto de las que usan en los anuncios de comida rápida, y compararla con otra foto de la comida rápida real que sirven en esos sitios.

El resultado es el siguiente (ATENCIÓN: quizá os indignéis tanto que jamás volváis a McDonald’s o Burger King, ¡¡yo os aviso!! :P)

Visto en Pisito en Madrid.

Anuncios

Por el fin de la ceguera social

7 comentarios


Hoy es viernes y los viernes solemos publicar un post más animado o entretenido, que invite a la fiesta o a la dispersión social, y que celebre con nosotros el fin de semana.

Sin embargo, un blog, además de entretener o informar, sirve para que su autor o autores expresen su opinión o sus sentimientos acerca de temas serios o de actualidad y puedan así compartirlos con sus lectores. El tema que quiero tratar hoy es serio, es triste y es muy preocupante. Quizá muchos de vosotros no queráis que os den la lata con problemas el primer fin de semana de agosto, y sólo queráis que os hablen de veranito, de las temperaturas y de los sitios de vacaciones más exóticos. Lo entiendo y si es así, desde este punto podéis marcharos, porque ya habéis leído bastante.

Pero yo no puedo obviar lo que he visto, me resulta imposible hacer la vista gorda ante un problema cada vez más frecuente en nuestra sociedad: los malos tratos, generalmente de los hombres hacia las mujeres. Sigo sin entender como un animal, un demonio que más merecería arder en el infierno que levantarse por las mañanas, puede golpear hasta la muerte a su pareja (o ex-pareja) y que no haya forma de evitarlo, de frenarlo, o de reducirlo. Creo que todos los que integramos la sociedad tenemos el deber de acabar con este mal que ningún gobierno es capaz de paliar, y además creo que entre todos podríamos hacerlo.

No me trago que alguien que es un maltratador nato, y pone a su mujer morada todas las semanas hasta que la acaba matando, pase desapercibido y nadie se de cuenta de esto. Hay marcas, gritos, llantos, estados de ánimo. Se siente en el aire. Pero preferimos no meternos, no es problema nuestro, “no vaya a ser”. Leí hace poco en un libro que un tipo mató a una chica delante de 27 testigos y nadie movió un músculo para ayudarla. Y entre que la mataba o no, tardó media hora en hacerlo. Delante de 27 personas, en media hora, y nadie hizo nada. ¿Qué carajo nos pasa?

Bueno, el caso es que navegando ayer por la red me encontré este vídeo, que quisiera compartir con vosotros. Es un experimento social realizado en Sudáfrica por la agencia de publicidad Ogilvy de Ciudad del Cabo, para la organización POWA (People Oposing Women Abuse). No os voy a describir el contenido del vídeo porque creo que es mejor que lo veáis vosotros mismos, pero sí os diré que los resultados, o las conclusiones, son muy alarmantes y que es posible que os cabreéis bastante. Así que si preferís dejarlo para el lunes…

De cualquier modo, buen fin de semana. Y si esto ha servido para remover alguna concienca y ser un poquito menos ciegos a partir de hoy… mejor que mejor.