No se habla de otra cosa en la red. Siempre hemos sabido que las fotos de los catálogos, las cajas de los productos o los anuncios en las revistas no representan exactamente como es el producto. Siempre se le busca el mejor ángulo, se ilumina mejor, se enseña la mejor parte…

¿Cuántas veces hemos ido a ver un piso que en la foto parecía enorme y al llegar es una castaña? ¿Y cuántas veces habéis reservado en un hotel o un restaurante que tiene mucha mejor pinta en su web? ¿No habéis pedido nunca una pizza que en el folleto parecía más grande, más apetitosa y esponjosa?

Los chicos de Bored Panda se pararon un día a pensar esto y decidieron hacer un experimento: mostrar una foto de las que usan en los anuncios de comida rápida, y compararla con otra foto de la comida rápida real que sirven en esos sitios.

El resultado es el siguiente (ATENCIÓN: quizá os indignéis tanto que jamás volváis a McDonald’s o Burger King, ¡¡yo os aviso!! :P)

Visto en Pisito en Madrid.

Anuncios