¡No más dolor!

4 comentarios


Es mi gran batalla en la cocina. Lo he probado todo: cubrirme el brazo con trapos, cocinar a dos metros de la sartén, resignarme al microondas…

Por fin alguien ha acudido en mi ayuda, y desde ahora, ¡nunca más volveré a quemarme con el maldito aceite que salta!

Visto en Compradiccion.

Un autobus al que no le afecta el tráfico

3 comentarios


Si consiguen llevar esto a cabo, va a ser como darle un Frenadol a algunas ciudades…

Visto en Core77.

El que se va a Sevilla… conserva su silla.

2 comentarios


Sí, a partir de ahora nadie más nos quitará el sitio. Se ha inventado un instrumento mágico e infalible para que, aunque nuestra sillla sea la última libre en un auditorio de 2000 personas, podamos ir al baño y que, al volver, siga ahí libre para nosotros.

Yo lo tengo claro, pienso pedir el mío… MUAHAHAHAHAHA!! 😉

Visto en: Design you trust.