Y es que las prisas no son buenas. Muchas veces, llevados por la euforia, la urgencia o la falta de tiempo, hacemos las cosas sin pensar o estudiar realmente como las estamos haciendo. Y claro, la líamos, metemos la pata y la cag…mos.

Eso debe pensar el protagonista de este anuncio de las Páginas Amarillas tailandesas. No tiene desperdicio.

Visto en: Creative Criminals.